Envío gratis a partir de 15€ solo en Península

Maridaje perfecto para tus conservas

¿Quieres saber cuál es el maridaje perfecto para tus conservas?


Descubre todo lo que necesitas saber para acompañar las conservas vegetales de Miolivo.org y disfrutar al máximo del maridaje perfecto.


Las conservas son productos que tienen un sabor propio, puesto que depende del producto original, del líquido de gobierno (aquellos que lo acompañan) y de la calidad de ambos. En nuestro caso, no solo dependen de eso, puesto que el modo de elaboración, asarlos a la leña, les da un sabor característico que invade el paladar desde el principio. 

Al tener estas peculiaridades puede ser bastante complicado plantearse con qué bebidas se pueden acompañar, es decir, cuáles van a ser las combinaciones más exitosas para esa cena con amigos o esa cita especial. 

Por ello hemos pensado que podríamos daros un par de ejemplos para que triunféis:

  • Las alcachofas son ese tipo de conservas que buscan mantener el sabor original del producto, acompañándolo de un buen AOVE, lo que produce un “apaciguamiento” o mejora de la intensidad de su gusto. 

Al tener ese punto amargo y ácido son bastante difíciles de maridar, ya que suele resaltar por encima de cualquier sabor que la acompaña. Además, la alcachofa está compuesta por cinarina. Este compuesto, hace que cualquier cosa que tomes después de probar un buen trozo de alcachofa te sepa más dulce. 

Por ello, nuestra propuesta es una buena cerveza. Y dentro de mundo de las cervezas, como hay amantes de todos los gustos os proponemos las tres variedades:

  • Una lager pilsen, la más comercial.
  • Una ale, mucho más intensa en el paladar.
  • O una cerveza negra, que es más tostada, tiene más cremosidad y matices a café o chocolate.

  • Por otro lado, tenemos a los puerros, un sabor menos intenso que necesita un acompañante más “cuidadoso”. Al estar asados a la leña, le hemos querido dar un toque más ahumado que te provocarán unas sensaciones en boca únicas. 

Por ello la bebida que le acompañe no solo debe ser sencilla si no que debe ensalzar ese sabor ahumado. Así que teniendo en cuenta estas características nuestras propuestas son o un vino blanco o una sidra. 

  • El vino puede ser un verdejo o un chardonnay, dependiendo de si te gusta que tenga más o menos chispa. 
  • También podrías buscar un Txakolí, más seco y con un poquito de espuma. 
  • En cuanto a la sidra, te damos dos opciones:  la vasca o la asturiana, nuestra recomendación es la vasca ya que es más fina y por ello acompañará mejor.

  • Por último, tenemos nuestra nueva incorporación, los pimientos de piquillo asados a la leña. Estos son sin duda de un sabor espectacularmente intenso, conocidos por ser el perfecto acompañamiento de una buena carne. Además, al ser más fuertes, se pueden elaborar tostas con ellos como principal ingrediente por lo que son muy versátiles. 

Esto nos da lugar a una gran variedad de acompañamientos en la bebida:

  • Los pimientos te aceptan un buen vermut.
  • Una cerveza tostada.
  • Un vino tinto joven o un crianza. El vino tinto crianza es perfecto, con bastante cuerpo, con toques de madera, que ensalcen el sabor tan intenso. 

¿Qué te parece? ¿Te hemos hecho la boca agua?