Un aceite solidario y sostenible

Mi olivo surge gracias al poder transformador del proyecto de Apadrinaunolivo.org, al que se han sumado a día de hoy más de 4.000 personas con la firme convicción de devolver a la vida los 100.000 olivos centenatarios abandonado en Oliete, Teruel.

 

La experiencia de recuperar un olivo

 

Creamos experiencias únicas en torno a la recuperación de los olivos abandonados. Nuestros padrinos y madrinas hacen seguimiento de la recuperación de su árbol, vienen a conocerlo en persons y reciben como recompensa 2 litros del limitado y preciado aceite de oliva al que juntos damos creación.

Su acción logra re-inventar la economía del pueblo generando valiosos puestos de trabajo para agricultores y personas con discapacidad intelectual. Ellos son los encargados de recuperar el olivar.

 Padrino con su olivo

Una creación solidaria

 

Casi 10.000 olivos vuelven a sentir como la savia fluye con energía a través de sus caprichosas formas, y comienzan a regalarnos, tras mucho mimo y trabajo, sus primeros frutos después de varias décadas yermos.

Tras ser entregado el aceite correspondiente a las Madrinas y Padrinos. Embotellamos de forma artesanal el codiciado oro líquido restante para dar lugar a esta sublime creación que hemos bautizado como “Mi Olivo”.

Foto cedida por David Asensio.